Muñecas


El proyecto Dom&NO viene rondándome la cabeza mucho tiempo… quizás incluso demasiado. Muchos elementos que estaban amontonados y ahora parecen tener un orden, algo que a estas alturas parece obvio pero que no lo estaba, ni por asomo, hace apenas un año.

No sé cuando empezó el gusanillo de querer tener algo propio, algo especial, que dejara algún tipo de huella, que recuperara cada una de mis obsesiones en un puzzle gigantesco.

12 COLORES

Empezamos con los colores, quería que fueran 12, como los meses del año, que pudieran repetirse de una colección a otra, para que pudiera hacer un fondo de armario sin prisa, sin pausa…este año el pantalón, el siguiente una blusa estampada con el mismo tono en alguna flor y al otro una bonita rebeca… me encantan las rebecas (y más desde que sé que se llaman así por la película del mismo nombre que las puso de moda) . Luego me contaron que mantener los colores es un trabajo titánico que ni siquiera los ejércitos consiguen lograr, algo de que cada tela absorbe de diferente forma el color… algo de la densidad del color, de los lavados… Sin embargo, sigo con la ilusión de que sean 12 colores, pero esta vez que sean de tintes naturales… que tampoco significa siempre que sean ecológicos… con lo que la búsqueda se complica.

Después llegaron las siluetas, el cómo cada cuerpo tiene en cada forma un aliado capaz de resaltar lo mejor de si mismo, haciendo que lo menos hermoso quede, sencillamente relegado a un segundo plano. Es decir, hacer exactamente lo contrario de lo que hacemos generalmente. No ponemos en foco en lo que nos desagrada, ni siquiera con la intención de taparlo, sino que se pone la atención en lo que queremos destacar y la propia vista hace el milagro de que lo demás pase desapercibido.

TELAS ANTIGUAS… ARTESANÍA Y RECICLADO… PERDURAR

Por supuesto están las telas antiguas o de segunda mano, los bordados, incluso los remiendos que denotan esa intención de perdurar, los tejidos desgastados por el uso. Todas esas señales demuestran el amor hacia esa prenda, el valor de lo compartido con ella, se convierten en un objeto que te abre a la persona que te gusta ser, esa segunda piel que reafirma la primera, que la deja moverse libre, que la deja respirar.

LOGO

Con la búsqueda del logo, llegó mi infancia de golpe, como si me hubiera estado esperando. Aunque creo que en realidad nunca se fue realmente, he estado enganchada a ella desde siempre, como una forma algo desesperada de volver a un momento en el que todo tenía sentido… luego todo se complicó, la adolescencia tiene esa capacidad devastadora de introducir el caos en la vida que cuesta luego años volver a ordenar…. en fin. El hecho es que se impuso el CHOCOLATE y la GRANADINA, dos sabores asociados a lo más profundo de mi ser… un poco como la magdalena de Proust, algo a lo que perteneces.

Creo que, en realidad, he añorado toda mi vida un estilo de entender la realidad ligado a otro tiempo, quizás también otro espacio. Por eso a lo mejor mitifico algo que, de haberlo vivido, me mostraría su lado menos platónico. Hecho de menos el trabajo hecho con las manos, en un tiempo dominado por las máquinas. No me parece mal que, gracias a ellas, se haya democratizado el acceso a objetos, reservados antes a las élites, solo que creo que no podemos poseer lo todo y tenemos que aprender a elegir, muy bien, aquellos objetos que nos rodean. Por supuesto quisiera que cualquiera pudiera acceder a tener a Dom&NO entre sus manos, pero también que quien lo haga sepa darle su valor, no solo por el que ya tiene en su fabricación, minuciosa, artesanal y única, sino también como su propietario, construyendo una relación que otros juguetes, por saturación, no logran establecer. No quiero decir con esto que no tienen posibilidad de hacerlo, al contrario, soy de la opinión que, cualquier objeto, es capaz de ser una llave a poco que uno le dedique el tiempo suficiente.

En el caso de Dom&NO gran parte de ese tiempo que se necesita para generar una relación ya esta cubierto antes de ser enviado a su futuro propietario, de ahí que me cueste tanto verla partir. Las primeras Dom&NO, son especialmente diferentes, puesto que formaban parte del trabajo de encontrar su identidad.

La primera Dom&NO

Con piernas y brazos muy estilizados, la mirada color miel, tal y como los tiene la niña que ahora, espero, la acuna en sus brazos. Lleva un precioso vestido de flores, una tela rescatada de una antigua blusa, bordados a mano, un tocado de piel y plumas y una estola de piel de un antiguo abrigo.

MUÑECA DE TRAPO

MUÑECA DE TRAPO

 

 

 

 

 

 

La segunda Dom&NO

Tiene el pelo diferente. Un trabajo de investigación con vellón de lana teñido a mano con té para lograr sutiles variaciones de color. Sus ojos serán algo más verdes, como las uvas del moscatel de la antigua casa de mis abuelos.

Muñecas in NYC (alta) 08 Muñecas in NYC (alta) 10 Muñecas in NYC (alta) 20 Muñecas in NYC (alta) 30 Muñecas in NYC (alta) 33

Pensando en un tercera Dom&NO

La tercera aprovecha un universo que ya existe, sin olvidar las muñecas de tela, se sumerge en un universo que parece tener vida propia y que tiene además otra afinidad, la de las casas de muñecas.

Estoy hablando de muñecas articuladas, usadas para narrar.

Estoy hablando de Stop Motion… de construir un mundo